Más de 250 buenos consejos para showrunners de Jeffrey Lieber

Jeffrey Lieber Lost

Jeffrey Lieber es un reconocido guionista y creador de series de televisión actualmente convertido en Showrunner o productor ejecutivo de series de televisión, algo ya habitual dentro del proceso creativo que actualmente se vive en la industria audiovisual norteamericana donde quien tiene consigue llamar la atención con una historia recibe el encargo de llevarla a cabo y buscar al equipo necesario, desde guionistas y directores hasta el equipo de producción,  montaje y postproducción o cámara e iluminación.

Hace ya un tiempo decidió ir ofreciendo consejos a todos aquellos que desean hacer cine o televisión basados en su propia experiencia profesional. Consejos útiles para resolver problemas que algunas veces se plantean en cualquiera de las fases de una producción audiovisual y que requieren de creatividad fundamentalmente para llevarse a cabo.

Decidió irlas publicando a través de su Twitter y también recopilando de 10 en 10 en el blog de Scott Myers, un blog imprescindible para guionistas y estudiantes de guión.

Aquí os ofrecemos esos 10 primeros consejos….pero también te ofrecemos el enlace directo a todos los demás que ya superan los 250, porque no tienen desperdicio.

Extracto del primer artículo:

“Todas estas reglas son básicamente recordatorios para mi mismo obtenidos de la experiencia y avisos para los demás que he decidido compartir como agradecimiento al universo por darme la oportunidad y tener la gran suerte de hacer aquello que más amo con todas mis fuerzas.

Las primeras 100 reglas serán publicadas en grupos de 10 en esta página. A partir de la 101 lo haré en Twitter y al final de cada semana esta página se actualizará con las nuevas reglas.

Gracias a Scott Myers por alojar esta página.

Sin más que añadir, estas son las primeras 10 reglas para showrunner de Jeffrey Lieber

#1 Todo guión es frincipalmente matemática. Los malos son álgebra. Los GENIALES son teoría de cuerdas.

#2 Escribe el nombre de un personajes en el guión. Si no puedes identificar INMEDIATAMENTE su propio lenguaje estás jodido. 

#3 Alguna día una gran persona se convertirá en un gran escritor. Puedo corregir el guión, pero no puedo desperdiciar el tiempo.

#4 No importa cuántas veces te digas que “esa escena se rodará en una hora y media”… se hará en dos horas.

#5 La página 45 de THE SHOCKER, debe entenderse junto a las 9 y 26. De otra forma, algún estúpido podría escribir “¡¡ Ahora nos damos cuenta que es una extraterrertre !!”

#6 Los guionistas pierden el tiempo con GRANDILOCUENTES diálogos. El diálogo viene luego. ¿Qué es lo fundamental ahora?: Lo que SUCEDE a continuación.

#7 A excepción de algún imbécil un equipo sólo es bueno si tú les dejas serlo. Después de todo tú los elegiste. 

#8 Si la gente, yo no, te PIDE a Tara Reid alrededor de 1995 como “Joven ardorosa” por favor di NO, aunque te echen.

#9 En lugar de interrumpir el pitch de un guionista, escribe las preguntas en algún sitio cercano. Digamos, por ejemplo, la ventana.

#10 Regla MATEMÁTICA: S * 2Hr / D < 12. Donde S = número de escenas , Hr = horas y  D = días de rodaje.

¿Terrorífico? Divertido. Informativo. Muchos han decidido contestar a los tuits de Jeff, a lo mejor tú te animas.

Esto es para ti, guionista de TV

7 consejos para cineastas

Robert Bresson

Leído en el www.elcosmonauta.es

“SXSW es, a día de hoy, el festival de cine independiente más importante de Estados Unidos (algunos piensan que Sundance todavía ostenta ese honor, otros pensamos que Sundance es una cosa muy de los 90 que debe renovarse).

En el de este año se hizo un panel sobre cine independiente con directores de fotografía y la genial revista Filmmaker Magazine ha hecho un resumen de 10 puntos que nos ha parecido importante resumiros y comentar. Aquí vamos:

1. Deja que la cámara cree la atmósfera. La revolución de las DSLRs no ha venido solamente en el ámbito de la luz, de las ópticas y de la rapidez, también del tamaño. Con cámaras tan pequeñas se pueden hacer rodajes mucho más reducidos, en espacios diferentes y crear un ambiente mucho más íntimo. Intimidan menos a los actores y se puede rodar con varias a la vez sin que se molesten unas a otras. Todo esto ha sido clave para el rodaje de nuestro largometraje y gracias a lo cual pudimos rodar una peli tan ambiciosa en unos tiempos tan ajustados y con tantas localizaciones como tuvimos.
2. Las lentes son la clave. Busca un buen director de fotografía que las conozca bien e invierte en tener buenas lentes. Usa la que necesites en cada momento aunque sean de diferente marca pero intenta darle una uniformidad a la película. En cualquier caso, después del impass de varios años del cine digital en el que todo se parecía bastante a la televisión, el cine ha vuelto. Conocer que efecto narrativo produce cada objetivo con sus variantes de apertura de diafragma y obturador es una de las tareas más importantes para un director.
3. Localización. Localización. Localización. Si no tienes dinero para tener mucho equipo de iluminación ni de cámara, escoger una localización adecuada, que tenga ya de por si una atmósfera, que cuente algo, que te permita añadirle capas a la historia, es casi el 50% de la película. Tarkovski hablaba mucho de la importancia de crear la atmósfera adecuada en el set porque todo eso se transmitía después a través de los actores y los técnicos al negativo. Es una de las razones por las que decidí rodar en Letonia y Rusia en lugar de en España y creo firmemente que es lo que ha hecho que la película luzca lo bien que luce, que sea 100% creíble. No importa cuanto tiempo pierdas localizando o cuanto gastes en un location scouter, merecerá la pena.
4. Tira neutro. Este consejo dado por PJ Raval, que se refiere a rodar de la forma más neutra posible para tener más opciones después en postproducción es uno de los pocos con los que estamos solo parcialmente de acuerdo. Mi director de fotografía Luis Enrique y yo decidimos buscar un look bastante final en cámara, y dejar lo menos posible para la postproducción. En parte debido a que rodábamos con 5D y 1D, que tienen menos rango a la hora de postproducir y etalonar, en parte porque sentimos que la magia que se crea en un set dificilmente es igualable a lo que se experimenta en una sala de edición, por lo que queríamos dejar que la imagen se empapara de lo que sentíamos en esos momentos respecto a la luz, nuestro estado de ánimo y nuestro entorno. (Por otro lado, el siguiente consejo de Clay Lifford es exactamente el opuesto y viene a decir lo mismo que nosotros).
5. Abraza tus limitaciones. Que viene a ser lo mismo que el clásico: Si no puedes con tu enemigo, únete a él. Es, creo, el consejo que todo director y DOP debe tener en mente una y otra vez, y no solo aplicarlo a su trabajo sino intentar que su equipo lo comprenda también. En El Cosmonauta, por ejemplo, teníamos una limitación de presupuesto acusada, lo cual limitaba las posibilidades del equipo de arte, de la posible iluminación y del vestuario. Una de las principales decisiones que tomamos fue tirar todos los interiores con focales largas (nunca menos de un 50mm y normalmente de un 85mm en adelante). El resultado es espectacular y cinematográfico y en casi ningún momento se nota la falta de medios.
6. Keep it simple. Bresson, al que considero el mejor teórico del cine que haya existido, tiene una frase de su “Notas sobre el cinematógrafo” que yo llevaba impresa en el bolsillo cada día del rodaje: “La facultad de hacer buen uso de mis medios disminuye cuando su número aumenta”. Focaliza tu atención en un problema a la vez y dedícale el 100% de la atención. Intenta reducir los problemas a la mínima cantidad posible. Ponte las cosas fáciles todo lo que puedas para poder hacer mejor las que tienes que hacer. Que las circunstancias no te sobrepasen. Este consejo en concreto es fruto de la experiencia de EC. Nos planteamos una película muy muy ambiciosa (rodada en otro idioma, durante 11 semanas a pesar de tener una décima parte del presupuesto de una película convencional, con más de 80 localizaciones diferentes, secuencias con decenas de figurantes, de ciencia ficción… y siendo nuestro primer largometraje). Por suerte, todo salió a la perfección gracias al equipo, pero podría haber sido un desastre también. El esfuerzo y el riesgo merecieron la pena, pero hay que tener cuidado e intentar pisar sobre seguro todo lo que se pueda.
7. Y añado un último consejo de cosecha propia: No tengas miedo.
No tengas miedo a equivocarte. A fallar. A no hacerlo perfecto. A que tu primera película no sea una obra maestra. A no saber algo. A descubrirlo por el camino. A cambiar tu camino si hace falta. Todo eso es parte del proceso de crear y es así como surgen películas memorables. Cuando lo incierto se concreta. Eso sí, intenta rodearte de gente que te apoye en esa montaña rusa emocional que es hacer un largometraje y no te dejes arrastrar por la técnica. Por el “pero es que en el cine se hace así”. Confía en tu instinto y no tengas miedo…“8