40 años del estreno de Tiburón

40 años de Tiburón

Parece que fue ayer, pero no. Ya han pasado 40 años desde que llegase a las pantallas una obra que marcó a toda una generación de cinéfilos y cineastas: Tiburón.

Una película con innumerables problemas de producción que sólo un genio de nuestro séptimo arte como Steven Spielberg podía resolver gracias a una dirección magistral y un montaje y sonorización fantásticos y que han convertido la película en un hito en la historia del cine.

Los amigos de Hipertextual en este artículo nos ofrecen mucha información sobre la película y su realización.

“Fue en el verano de 1975 que ‘Jaws’ comenzó a escribir una historia en la pantalla grande y cambió el cine comercial para siempre. Espectadores, primero de Estados Unidos y luego de todo el mundo, vivieron el terror a través de esta cinta que da escalofríos, llena de suspenso y una historia de la que aún se habla.

Como sucede con algunas películas, su manufactura está llena de anécdotas y situaciones que transformaron la idea original pero esto fue precisamente lo que las hizo únicas. ‘Jaws’ se convirtió rápidamente en una película que batió récords en taquilla, en venta de artículos promocionales y mandó al cielo las ventas de la novela homónima en la que se basó la trama del amenazador y sanguinario tiburón blanco, protagonista de la cinta.

Steven Spielberg o Spielbergo

Spielberg Jaws

 David Brown y Richard D. Zanuck fueron los productores de la película, y se cuenta que ambos compraron los derechos de la novela ‘Jaws’ de Peter Benchleyantes de publicarse. También, que la leyeron de corrido en una noche cada uno por su parte, para en la mañana siguiente tener la resolución de realizar la película. Comenzaron a buscar un director que hiciera posible la puesta al cine de la novela que los había cautivado y aunque primero pensaron en John Sturges, director de otra obra marítima: ‘El Viejo y el Mar’, se inclinaron por Dick Richards. Las diferencias entre los productores y este director hicieron imposible que siguiera a cargo del proyecto. Fue entonces que un joven Steven Spielberg, de apenas 27 años, entró a escena; éste había realizado su primer largometraje con estos mismos productores: The Sugarland Express, así que esto le valió para quedarse con la silla del director en ‘Jaws’.

La estrella es el tiburón

Jaws Spielberg

Pese a tratarse de una historia que no hace justicia a estos hermosos animales, las historias de bestias marinas y hambrientas han recorrido la ficción en muchas de sus expresiones. Así pues, éste temido tiburón blanco es en realidad el protagonista de la cinta. Así mismo lo quería Spielberg al inclinarse por actores poco conocidos hasta entonces, asegurando que un actor conocido “distraería” al público de la verdadera estrella. En los papeles principales contó con Roy Scheider que interpreta al jefe de policía Martin Brody, Richard Dreyfuss da vida al oceanógrafo Matt Hooper, Robert Shaw al cazatiburones Quint, Murray Hamilton al alcalde de Amity Island y Lorraine Gary a Ellen, esposa de Brody.

El protagonista de la película es, según Spielberg, el tiburón blanco

Para realizar el famosísimo tiburón que vimos en la pantalla se recurrió a los efectos mecánicos y se realizaron tres réplicas de tamaño real bajo la supervisión de Bob Mattey, especialista en esta clase de efectos y que estuvo a cargo de realizar el calamar gigante de la cinta ‘Twenty Thousand Leagues Under the Sea’ (20.000 leguas de viaje submarino) de 1954. Dichas réplicas mecánicas se convirtieron en todo un problema a la hora de rodar, no solo porque eran necesarios al menos 14 buzos para hacerlo funcionar, sino que el material y los mecanismos se estropeaban constantemente por el agua salada del mar. La leyenda cuenta que debido a esto, muchas de las veces esta es la razón por la que no vemos el tiburón en la pantalla y sólo escuchamos la música o vemos el terror de los personajes. Esto, sin duda,incrementó el nivel de suspense de la cinta, así como el resultado final en el queda más terror lo que no ves.”

Leer el artículo entero 40 años de terror con Tiburón de Steven Spielberg

Akira Kurosawa, sus diez películas imprescindibles

Akira Kurosawa

Este artículo en Blog de Cine, aunque escrito hace ya unos años propone 10 películas de la filmografía del maestro Kurosawa, uno de los grandes directores de cine de la historia y de los que aprendemos mucho. Tal vez por eso es uno de los directores más recomendados en la escuela durante el curso

¿Estás de acuerdo? ¿Cuál incluirías tu en la lista?

“Como sabréis, el pasado martes se cumplieron cien años del nacimiento de uno de los más grandes directores de toda la Historia. El 23 de marzo de 1910 nacía en Tokio Akira Kurosawa, “El emperador”, el maestro japonés más occidental, el responsable de obras de arte tan influyentes como ‘Rashomon’ (1950) o ‘Los siete samuráis’ (1954). No hemos hablado mucho sobre este fundamental cineasta en Blogdecine, así que vamos a aprovechar su centenario para llenar un poco ese vacío.

Descendiente de auténticos samuráis, Kurosawa empezó su relación profesional con el cine en 1938, cuando se interesó por un programa de aprendiz de director organizado por un gran estudio, el mítico Toho (de donde sale Godzilla, por ejemplo). Tras trabajar como asistente de Kajiro Yamamoto, en 1943 tiene su primera gran oportunidad dirigiendo ‘La leyenda del gran judo’ (‘Sugata Sanshiro’), una película propagandística que obtuvo un gran éxito de público; inevitablemente, los inicios del cineasta están marcados por la segunda gran guerra y el control del gobierno japonés (si bien la censura no le dejaría pasar ni una escena romántica).

Siete años tras su primer film se estrenó ‘Rashômon’, ganadora del León de Oro en la Mostra de Venecia y de un Oscar honorífico (dicen que fue la razón de crear la categoría de “mejor película de habla no inglesa”); es el título con el que Kurosawa empieza a ser conocido y venerado internacionalmente. De fuerte carácter, con fama de gran perfeccionista en los rodajes y admirador confeso de John Ford, el japonés fallecería el 2 de septiembre de 1998, cinco años después de su último trabajo, ‘Madadayo’.

A continuación, diez títulos que ningún cinéfilo puede dejar pasar, las que considero que son las diez películas imprescindibles de Kurosawa. Echad un vistazo:

  • ‘El perro rabioso’ (‘Nora inu’, 1949)

Cine de Akira Wurosawa

En la Tokio de la posguerra, un joven detective ha perdido su pistola, y con ella su honor. Para colmo, el arma es usada para el crimen, por lo que el protagonista deberá hacer lo imposible por resolver el caso, en una búsqueda que le llevará por los bajos fondos de la ciudad. Por suerte no está solo, le acompaña un veterano policía del que aprenderá más de una lección. Una de las joyas de cine negro que rodó Kurosawa, asfixiante (casi se nota el calor) y entretenidisíma, protagonizada por los sensacionales Toshiro Mifune y Takashi Shimura.

  • ‘Rashômon’ (1950)

Cine de Akira Wurosawa

Una de las míticas, de imprescindible visionado para cualquier aficionado al cine. En esta ocasión, Kurosawa nos traslada al siglo XII, donde, bajo las ruinas de un templo, se habla sobre un complicado caso asesinato. Al parecer, un bandido ha sido acusado de haber matado a un señor feudal y de violar a su esposa, pero… ¿quién dice la verdad? La película se hizo famosa por su estructura dividida, para mostrar las diferentes versiones de los implicados en el crimen. Debería estudiarse en las escuelas.

  • ‘Vivir’ (‘Ikiru’, 1952)

Cine de Akira Wurosawa

Una de las películas más emocionantes de este genial cineasta. Protagonizada por un impresionante Shimura, ‘Vivir’ se centra en la reflexión y el cambio de actitud de un veterano y aburrido funcionario, que se da cuenta que ha estado desperdiciando el tiempo cuando se enfrenta al final de su vida. Preciosa, humana, crítica y, de nuevo, perfectamente digerible para el público occidental.

  • ‘Los siete samuráis’ (‘Shichinin no samurai’, 1954)

Cine de Akira Wurosawa

Japón, siglo XVI. Un pueblo de campesinos está harto de tener que entregar sus cosechas a una banda de ladrones, así que deciden contratar a un grupo de mercenarios para que los defiendan. Y así da comienzo una auténtica gozada de más de tres horas; fotografía impresionante, ritmo endiablado, personajes memorables, diálogos fantásticos, secuencias abrumadoras… Sencillamente, una de las mayores obras de arte que ha dado el cine…”

Leer el artículo completo en Blogdecine.com